domingo, 22 de mayo de 2016

Guasones pasó nuevamente por Córdoba y todos más que contentos

En una hora con cincuenta minutos y tocando a sala llena por primera vez en Krakovia, Guasones desplegó un listado de lo que han sabido hacer desde 1992.




La banda platense debutó en el coqueto local del Boulevard La Heras consolidando su perfomance de banda de alta rotación mainstream con una receta accesible de canciones de estructuras simples y melodias sencillas pero super pegadizas que consiguen justamente eso, un público devoto y coreuta que vocaliza de principio a fin.

Pero antes, los Cuatro al Hilo, como lo han venido haciendo últimamente con Guasones y comandados por el carismático Fran Ronchetti, abrieron la noche a las 22:20 hs en un set redondo y compacto que duró unos cuarenta minutos y tuvo momentos sublimes como Las cosas de otro color, el genial Mi vampiro del Cuino Scornik, cerrando con Vivo de noche y Cuenta Regresiva. El virtuoso guitarrista Ivan Singh volvió a acompañarlos en el último segmento del show (como sucedió en el Córdoba Rockea) y contaron nuevamente con la participación de Fer Ormeño en ármonicas.

Guasones carga 24 años en sus espaldas y una catarata de canciones entradoras. Es sabido, por más que la banda intente despegarse de la cultura rollinga a la que siempre fué asociada, que suele coquetear con ella, al menos su cantante se mimetiza bastante con Mick Jagger. Musicalmente la banda arremete distintas facetas de rock and roll que lo acercan pero tambien lo alejan de cualquier similitud.

Lo que si, Facundo Soto anoche en Córdoba interactuó lo justo y necesario con el público, desplegandose más físicamente sobre el escenario, independientemente de que mucho tampoco se entendió de lo que llegó a decir, (al menos para mí), inclusive cuando un corpiño cayó a sus pies arrojado desde el público, bromeó un poco y largó una chanza al respecto hacia uno de sus guitarristas.

Yendo al show, 11:40 arrancó el set con Pasan las horas, Ya estoy subiendo y Pobre Tipo o sea la tribu guasonera se preparaba a sabiendas que una banda que sacó siete discos de estudio en un lapso de 16 años tenía hits para revolear como trapos en el transcurso de la noche, donde se agitaron también con Farmacia, Tan distintosComo un lobo o Heaven or hell.

Para el cierre llegarían una muy linda y larga versión de Hay momentos, para ir concluyendo con Reyes de la noche, Gracias y Dame con fragmentos incluidos  del clásico Stone "(I can´t get no) Satisfaction".

01:30 hs.Todos se fueron contentos. La noche ameritaba a puro Rock and Roll y así lo fué.

La tribu guasonera más que feliz en Córdoba