martes, 9 de febrero de 2016

Cosquín Rock en un vibrante y apasionado segundo día para todos los gustos

El mítico festival serrano continuó su marcha el domingo 7 en el día "2" con La Vela Puerca y Las Pastillas del Abuelo como cierre bajo la lluvia.

Juan Terrenal abriendo el Cosquín Rock

El Cosquín Rock prosiguió su marcha ante unas 35.000 personas que se sacudieron fervientemente ante el gran show de Don Osvaldo que pobló de trapos,euforia y gran expectativa el predio,que largó con Guiños para terminar cerrando con Suerte,entre una veintena de canciones.
Pero todo comenzó más temprano,a las 15:30 en el escenario principal cuandó sonaron los primeros acordes de los locales Juan Terrenal que brindaron un show acorde a lo que nos tienen acostumbrados,canciones profundas con letras que navegan entre la melancolía y la desolación para buscar la elevación espiritual en cada remache certero que propulsan cada una de sus partes en gran despliegue escénico.
Lo de Octafonic fué fascinante y se llevaron todas las miradas (y los aplausos también) que se iban poblando paulatinamente,la banda de Nicolás Sorín deforma violenta y pesadamente el rock de una manera virtuosa metiendole un toque industrial al sonido que no hace descabellado opinar que fué uno de los mejores shows del día en cuanto a  propuesta diferente y novedosa a la que se viene escuchando habitualmente.

 
Nico Sorín de Octafonic,fiebre distorsionada
Más tarde Estelares también supo agitar las masas con su seguidilla de hits radiales que apuestan al rock en formato canción.
Los Eruca Sativa que sonaron después de Don Osvaldo dieron un show relativamente corto pero intenso donde el vozarrón inagotable de Lula Bertoldi se apoya firmemente en el aguerrido sonido del power trío.
Guasones dieron una clase magistral de rock bien rollinga y pegadizo como la lluvia que al rato empezaría a instalarse en forma definitiva entre la concurrencia para darle paso a los tan esperados uruguayos de La Vela Puerca.Finalmente Las Pastillas del Abuelo cerrarían ante sus incondicionales seguidores que soportaron fielmente la inclemencia climática.
Párrafo aparte en el Espacio Géiser,el genial electroacústico que se mandó Catupecu Machu con Madera Microchip que hizo en carpa lo que vienen desarrollando habitualmente en teatros.La gente respondió masivamente ante un locuaz y arengador de voz poderosa como lo es Fernando Ruiz Diaz.

Manuel Moretti de Estelares sobre el mic