lunes, 24 de agosto de 2015

Ardid presentó Sinergia: Uno para todos y todos para el rock


El sábado 22 de agosto se llenó de Sinergia el Studio Theater con la presentación del álbum debut de Ardid. Gracias a Simón Templar, fotógrafo destacado de la movida rockera en Córdoba, que nos brindó su reseña de una noche amena cargada de música y amigos.


ARDID, BANDA PROMISORIA EN FRANCO ASCENSO.

Ardid es un nombre relativamente nuevo en la escena del rock cordobés, pero eso no significa que sus integrantes necesariamente lo sean también: hay una amalgama presente en esta banda, entre la frescura y la experiencia, que es lo que la hace intensa y a la vez firme y solvente. Hace menos de un año cubrí el debut de los Ardid, y he tenido la suerte de verlos nacer y crecer hasta un presente pleno de acción, de ser testigo de su desarrollo musical y en su actitud como banda, hasta llegar a la noche del 22 de agosto, cuando presentaron oficialmente Sinergia, su primer álbum, en una fantástica velada de rock en Studio Theater. 

GÉMINIS


AMAS DE CASA DE ROCK


ZURE

Como los Ardid son animales gregarios, no dudaron en compartir su fiesta con bandas amigas, por lo que aquellos que llegaron temprano al evento se encontraron con el tremendo set de pop-rock de Geminis, una de las bandas más personales y talentosas de la escena local, que en sólo seis temas dio una clase magistral de calidad interpretativa. Lucas Alanis y los suyos recargan el trabajo sobre las dotes histriónicas de uno de los mayores rockstars cordobeses, hábil con el micrófono tanto como las guitarras, más la solvencia de cuatro grandes músicos que tejen un imaginario del mejor pop noventista con toques retro y una desbordante actitud de rock y espectáculo.
Amas de Casa (llegadas desde Buenos Aires) aportó una cuota de rock canción, con cierto regusto de blues, en formato trío. Las chicas subieron al escenario con delantales de cocina, pero ciertamente lo suyo es rockearla. Los también bonaerenses Zure tuvieron la tarea de arrasar el escenario y dejarlo calentito para los números finales. ¡Y cómo lo hicieron ! Demian Gonzalez es un monstruo que se desata y desata el rocanrol: imparable salta y se mueve de un extremo a otro de las tablas, con un saludable guiño al catálogo de actitudes icónicas del rock. La banda no se queda atrás y suena poderosa sin perder la prolijidad, redondeando un set corto e impactante, con muy buena recepción por parte del público.

CUATRO AL HILO

Cuatro al Hilo subió ya con la noche a pleno, piso y balcones del gran Studio Theater llenándose  y un juego de luces que invitaban a más rock: los de Fran Ronchetti entregaron una buena dosis en un set corto pero rebosante de lo que más saben, música frontal que habla de noche y diversión. Directo al corazón.
Sin mediar espera subieron al escenario los dueños de la velada. Sorpresivamente ampliaron su formación para esta noche de gala sumando una sección de vientos con arreglos especialmente preparados para enriquecer las ya de por sí efectivas notas de Ardid. La banda sonó compacta, bien ensayada, sin espacios vacíos, plena y aceitada. La notable base de Agustín Sobrero Pratto en batería y Luchi Romero latió fuerte generando el andamio por el que Alvaro Ponce y Sr. Rock Crostelli cruzaron frases y dispararon riffs que pegaron en el público sin pausa. Agustín Yanzón aportó voz e interpretación a las letras que hablan de búsqueda, espera, desdicha, noches en vela, amor y desamor.
Invitados a agrandar el combo, Fran Ronchetti y Gustavo Giacomelli (de los míticos Navarros) aportaron una convincente dosis de fiesta rockera a la ya intensa noche de Ardid. Así, con luces girando a alta velocidad, guitarras y caños se gestó la sinergia de la que habla el álbum debut de la banda. Uno para todos, y todos para el rock.

(Crónica y fotos: Simón Templar)



Accedé al álbum completo de Simón Templar acá: Ardid - Presentación de "Sinergia" en Studio.